Urushi, Murose Sensei y demás cabilaciones

Han pasado dos horas desde que finalizara la charla sobre Urushi ( sólo por esta primera vez, lo traduzco como “laca japonesa”, espero que Murose Sensei, me lo perdone 😉

Kazumi Murose

Ha terminado y tengo ganas de escribir… sobre todo porque si lo dejo para más adelante  se me pasa la furia del momento  y el resumen puede resultar frio.

En primer lugar, me encanta poder escaparme raticos de estos, aunque como ya es habitual en mi, es un hobbie solitario. Tengo que agradecer que sea en horas tardanas para que el buen padre, cuide de los vastagos que la  malamadre se vaya a escuchar cosas raras de Japón. Además, agradezco que el verano haya llegado y los horarios familiares sean más laxos y la temperatura ideal para dar un paseo de vuelta a casa y darme cuenta, de los pocos ratos que tengo yo conmigo misma.

Todas estas coincidencias positivas me ha hecho sentarme a escuchar con mi libro de notas y ilusionándome cuando oía frases en japonés que conseguía entender. Me emociono al escuchar japonés y me entristece pensar que casi son dos años sin estudiarlo y perdiéndolo poco a poco. ( Otra asignatura pendiente)

Pero os he prometido un resumen y allí va!

Después de la guerra en Japón, Ya en 1950 y 1954 Japón se preocupó por crear un Patrimonio Cultural Material e Inmaterial. Y preocupó por las personas quienes son los verdaderos genios y portadores de conocimiento, creando un título especial de “Tesoros vivientes del Japón”. Estos Tesoros, son personas que dominan las técnicas, habilidades y los conocimientos heredados de generación en generación  de las artes en Japón. Hay dos tipos de personas, aquellas que se dedican al teatro, músicas, artes escénicas y aquellas que se dedican al Kougei, a la artesanía vista como un arte.  Al arte de la cerámica, del metal, del papel, de las espadas, del bambú, del lacado…

Esas artes en las que la figura confucianista del maestro está presente y que tan importante ha sido para la historia de Japón.  Un maestro de gran habilidad, que a través de la repetición , el trabajo constante,  y los conocimientos heredados crea y evoluciona su arte para que su discípulo pueda llegar a través del mismo método de trabajo y perfección a ser mejor que su maestro. Toda la historia está dentro de una historia circular (¿Os habéis fijado en el logo de nihonnipon? Algo de esto tiene;)

El santuario de Ise en Japón se recontruye cada 20 años. Esta práctica se lleva realizando desde hace  casi 1300 años y tiene que ver con la creencia de la religión japonesa, Shintoísmo. Por un lado la idea de la necesidad de un fin, una muerte para la renovación de la naturaleza y por otra la visión de que el mundo es efímero. Esta tradición ayuda a que los templos se mantengan exactamente igual que cuando fueron creados pero ayuda también a mantener a las personas. El margen de tiempo de 20 años permite que la transmisión generacional de las técnicas utilizadas para la construcción de los edificios. Pero no sólo de los edificios, todo el interior, todos los materiales necesarios para el cultos son también producidos de nuevo, en réplicas exactas.

Extración del arbol urushi

Para la producción del Urushi y del Maki-e se necesita la sabia de un árbol que sólo existe en la zona del este, sudeste de Japón. La cultura del urushi tiene más de 10.000 años, la cultura del maki-e, del uso del polvo de oro tiene alrededor de 1200 años de historia.

Para Murose, su estudio y su vida basada en el conocimiento del Maki-e tiene tres etapas: las personas, los objetos y la naturaleza.

Las personas, porque a través de ellas se adquiere el conocimiento. Su padre y distintos profesores como Gonroku Matsuda, Yoshikuni Taguchi..

Los objetos, porque a través de ellos y de su estudio es posible conocer las técnicas que los antepasados utilizaban y cuyos conocimientos no han podido perdurar en el tiempo.

Murose Sensei, nos ha enseñado como tuvo que realizar la réplica de una caja llena de elementos de belleza: peines, espejos, cajitas para polvos.. La original tenía 800 años de historia y conservaba todo tal cual, ya que se trataba un objeto construido para los dioses y guardado en un templo de Japón. El estudio y la nueva réplica exacta tardaron 3 años y medio en ser una realidad.

Urushi replica murose sensei

Muchos ejemplos más de su trabajo, desde carcasas para móviles que costaron más de 20.000.000  de yenes, arpas, estatuas..

mobiles urushi Murose

Y por último, la naturaleza. Para Murose el aprender de la naturaleza es la fuente de creatividad para su trabajo. Porque no sólo sus diseños hablan de naturaleza. El urushi es un material natural que una vez seco es imposible disolver, pero a su vez es muy débil ante los rayos ultravioletas. La misma naturaleza crea y destruye el Urushi.

Gracias a  Fundación Japón  y los organismos navarros por darnos esta oportunidad de escucharle  y espero que poco a poco nos tengan más en cuenta como destino con interés en Japón.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>